Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

Salvador Barbeito Doval, el mártir gallego

La Masacre de San Patricio

  En Argentina durante la dictadura militar en 1976, cinco religiosos palotinos (1) fueron acribillados en la iglesia de San Patricio.

Los cinco religiosos son considerados mártires por la congregación de los palotinos (1).


En 2006 Bergoglio ( cardenal de Buenos Aires ) inició los trámites para la canonización de los cinco religiosos como mártires de la fe.

 

FOTO: Placa conmemorativa de los Padres Palotinos en la iglesia de San Silvestre en Roma.

Los religiosos asesinados fueron los sacerdotes Alfredo Leaden, Alfredo Kelly y Pedro Duffau, y los seminaristas Emilio Barletti y el pontevedrés Salvador Barbeito Doval.

 

 

Testimonios sobre Salvador Barbeito Doval

  

   Salvador Barbeito Doval

 

Salvador Barbeito DovalNarrar la vida de Salvador es volcar en el papel el ansia misma de una persona por llegar al sacerdocio. Su vida fue una lucha constante por encontrar la voluntad de Dios y por responder de una manera efectiva y pronta a esa voluntad.

Nació el 1° de Septiembre de 1946 en Pontevedra, España, su querido pueblo. A los tres años viaja con sus padres y hermana a la Argentina. Cursa estudios primarios en el barrio de Barracas. A los trece años ingresa en el seminario menor (nivel secundario) de la Arquidiócesis de Buenos Aires y en 1965 en el mayor (Filosofía y Teología)

En ese período realizó trabajos apostólicos como seminarista en la parroquia de Santa Lucía y luego en la de la Natividad de la Santísima Virgen, ambas en Barracas. Viajó dos veces al exterior con su familia siendo seminarista de la Arquidiócesis. En su primer viaje, en 1960, recorrió España. En el segundo, en 1966, visitó España y diversos países de Europa. En 1969 pidió autorización para salir del Seminario. Debía asegurarse de que realmente era el camino que Dios le pedía recorrer. Comenzó para él un tiempo de grandes pruebas. Completó sus estudios de Filosofía y Pedagogía en el Consejo Superior de Educación Católica. En este período, junto al tiempo dedicado a los estudios, llevó a cabo diversos trabajos docentes. Se desempeñó como preceptor en el colegio Bethania y en el Colegio San Vicente Palotti ambos en Belgrano; como Profesor de Psicología y Filosofía y como catequista en los colegios de Santa Brígida y Santa Unión. Realizó diversos trabajos apostólicos, la mayoría en la Parroquia San Patricio, Belgrano.

Siendo mayor adoptó la ciudadanía argentina. En 1974 es llamado para ocupar la rectoría del Colegio San Marón de los Padres Maronitas, donde tuve oportunidad de trabajar con él. Vivía el problema de cada alumno de una manera especial y profunda. Entregó su vida por el colegio, en el cual pensaba constantemente. Comprendía y respetaba hondamente al adolescente.

En noviembre de 1975 ingresó en la comunidad de formación palotina en la Parroquia San Patricio. Su camino ya era seguro. Su meta firme, el sacerdocio. Su profundo amor a los hombres, especialmente a los jóvenes, sólo se canalizaba en una respuesta así. Su ser sacerdotal fue puesto de manifiesto en la docencia, en la formación de grupos juveniles.

Entre ellos y el que más esfuerzo le demandó fue el Ateneo San Patricio. Muchos jóvenes le debemos su formación a su persona. Dios actuaba en él. La principal actividad del grupo era la formación de jóvenes en la convivencia con un ideal "Crecer en la fe", "Crecer en el conocimiento de Cristo" como guía de vida. Invitar a otros jóvenes a conocer una forma diferente de vivir y compartir. Hizo su primera profesión como palotino el 31 de Mayo de 1976.

Desde el año 1963 viví junto a él. Compartimos grupos juveniles, trabajos, aspiraciones, proyectos. Convivimos en la misma comunidad de formación el primer período de 1976, hasta la trágica noche del 4 de Julio. Por todo esto me resulta muy difícil señalar sus virtudes ya que siempre me parece limitado lo que pudiese volcar en el papel. Creo que había en él cinco características que le eran propias: 1) Su vivencia de la amistad. Amigo cien por cien. Compañero en todo y por todo. No toleraba la falta de amistad. 2) Su lealtad, nunca fallaba, siempre se mostraba de frente. 3) Su búsqueda de la voluntad de Dios con angustia, con dolor, con alegría trataba a cada instante de ser que era lo que Dios le pedía. 4) Su profundidad: todo lo veía a la luz de la Fe, todo lo hacía desde Dios y por Dios: su colegio, su comunidad, su trabajo. 5) Su entrega: vivía para el otro y sin el otro su vida no tenía sentido. Su vida se puede mostrar a la luz con sus virtudes y con sus defectos, con sus aciertos y sus fallas. Todo lo hizo y lo dijo a la luz del día. Sus asesinos actuaron y permanecen en la oscuridad.

Pero no sólo los autores materiales del hecho están en las tinieblas sino también aquellos, que de una u otra manera, contribuyeron al crimen: los que después del 4 de julio mienten y siguen ocultos.

Pero su vida rica había tomado un rumbo especial pocos días antes, el 31 de mayo. Un ser distinto se manifestaba en él. Se veía con mas nitidez su tendencia a la santidad. Era otra persona. Lo ví cambiado a él y al padre Alfie Kelly. Más hombres de oración, mas santos, como renunciando definitivamente a todo aquello que los ataba a esta vida. Miles de palabras no constituyen ningún homenaje a sus vida. Sólo la promesa de ser fieles a su sangre les puede agradar. Fiel al martirio. Fiel al Padre.

La fidelidad de Salvador, el martirio de su madre, su padre, su hermana. El martirio de aquellos que estamos dispuestos a dar vida a causa de Dios pero que nunca estaremos dispuestos a quitarle la vida a nadie, mucho menos a sus asesinos.

PADRE RODOLFO CAPALOZZA S.A.C.


 

EL ATENEO SAN PATRICIO

Hablar Del Ateneo no es sólo comentar qué hacían un grupo de chicos y chicas todos los sábados en la tarde en un pequeño salón parroquial, "Nuestro Lugar".

La convivencia en el grupo era fundamental; aprender a compartir lo que todos y cada uno tenía para dar en beneficio del grupo. La lectura del Evangelio, la oración y descubrir al " flaco " en cada momento de nuestra vida. Generalmente las experiencias mas fuertes tenían que ver con los campamentos y el contacto con la naturaleza. Teníamos un himno "Hoy tomo mi mochila"... Un campamento haremos donde reine Dios...

Al fin tengo una meta, Jesús nos ilumina, su vida trataremos de seguir. La rebeldía de la adolescencia se transformaba en un canto a la vida... "Callemos hermanos y vuelva el silencio que ya hemos perdido el don de escuchar..." Ver la vida en cada momento como un regalo, una señal que Dios me enviaba para que siga el camino. Cada momento alegre o triste, ocupado o de descanso tiene un sentido si abrimos el "corazón a Dios".

No sé exactamente cómo ni cuando Salvador hizo de mi vida una vida diferente, con valores especiales y sobre todo al servicio de Dios sonde esté y viviendo lo que me toque vivir. Esto sé que lo aprendí en el Ateneo y no concibo el Ateneo sin Salvador.

La noche del 4 de julio en la iglesia cantábamos una y otra vez entre lágrimas " Creo...pero aumenta mi fe..." y "Mas cerca, Oh Dios, de ti". Era nuestro refugio y nuestro grito de ayuda, allí los teníamos para fortalecernos y ayudándonos a perdonar.

Una vez Salvador me dijo que ambas canciones era una especie de himno de su vida, sentía que él cantaba dentro de mí, conmigo su alabanza a Dios.

Rodolfo habla de un cambio en Salvador y en Alfie, es cierto, nos hablaba de que siempre estaría en medio de nosotros para guiarnos, que debíamos comenzar a organizarnos sin él... No estaba preparada para eso, me enojaba y no sabía por qué. ¿Nos estaba preparando para su partida y no nos dábamos cuenta?

Creo que viendo la gran huella que dejó su amistad en nuestra vida podemos decir que sí nos ayudó y que, aunque creíamos no estar preparados, de una u otra manera cada uno dio testimonio de sus enseñanzas en el camino de su vida.

GRACIAS, sólo Gracias a Dios por haberme regalado esos años de vida junto a Salvador y toda la comunidad.

GRISELDA DIAZ  

Fuente: http://www.sanpatricio.org.ar/martires07.html

 

(1) Los Palotinos o Padres Palotinos son una sociedad de vida apostólica de la Iglesia Católica Apostólica Romana fundada en 1835 con el nombre de Sociedad del Apostolado Católico (societas apostolatus catholici) por el sacerdote romano, Padre Vicente Pallotti, declarado santo, durante el Concilio Vaticano II, por el Papa Juan XXIII el 20 de enero de 1963.