Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

Rosalía De Castro

En las orillas del Sar - ( fragmentos )

Rosalía de CastroYo no sé lo que busco eternamente

en la tierra, en el aire y en el cielo;

yo no sé lo que busco, pero es algo

que perdí no se cuándo y que no encuentro,

aun cuando sueñe que invisible habita

en todo cuanto toco y cuanto veo.

 

 

 

dónde duermen las glorias queridas

de este pueblo sufrido, que espera

silencioso en su lecho de espinas

que suene su hora

y que llegue aquel día

en que venza, con mano segura,

del mal que le oprime

la fuerza homicida.

 

 

-¡Cementerio de vivos!... - murmuraba

yo, al cruzar por la plazas silenciosas

que otros días de gloria nos recuerdan-;

¿es verdad que hubo aquí nombres famosos,

guerreros indomables, grandes almas?

¿Dónde hoy tu raza varonil alienta?

...

¡Ciudad extraña, hermosa y fea a un tiempo,

a un tiempo apetecida y detestada,

cual ser que nos atrae y nos desdeña!:

algo hay en ti que apaga el entusiasmo,

y del mundo felíz de los ensueños

a la aridez de la verdad nos lleva.

¡De la verdad!...¡Del asesino honrado

que impasible nos mata y nos entierra!

 

 

¡ Volved !

 

Bien sabe Dios que siempre me arrancan tristes

[ lágrimas

aquellos que nos dejan;

pero aún más me lastiman y me llenan de luto

los que a volver se niegan.

 

¡Partid, y Dios os guíe! ..., pobres desheredados

para quienes no hay sitio en la hostigada patria;

partid llenos de aliento en pos de otro horizonte,

pero...volved más tarde al viejo hogar que os llama.

 

Jamás del extranjero el pobre cuerpo inerte,

como en la propia tierra, en la ajena descansa.

 

 

Si al festín de los dioses llegas tarde,

ya del néctar celeste

que rebosó en las ánforas divinas,

sólo, alma triste, encontrarás las heces.

 

 

"Los muertos van de prisa",

el poeta lo ha dicho;

van tan de prisa, que sus sómbras pálidas

se pierden del olvido en los abismos

con mayor rapidez que la centella

se pierde en los espacios infinitos.

 

 

Detente un punto, pensamiento inquieto:

la victoria te espera,

el amor y la gloria te sonríen.

¿Nada de esto te halaga ni encadena?

 

-Dejadme solo, y olvidado, y libre:

quiero errante vagar en las tinieblas;

mi ilusión más querida

sólo allí dulce y sin rubor me besa.

 

 

Vosotros, que lograsteis vuestros sueños,

¿qué entendéis de sus ansias malogradas?

Vosotros, que gozasteis y sufristeis,

¿qué comprendéis de sus eternas lágrimas?

 

Y vosotros, en fin, cuyos recuerdos

son como la niebla que disipa el alba,

¡qué sabéis del que lleva de los suyos

la eterna pesadumbre sobre el alma!

 

 

Bajo el hacha implacable, ¡cuán presto

en tierra cayeron

encinas y robles!

Y a los rayos del alba risueña,

¡qué calva aparece

la cima del monte!

 

 

Torna, roble, árbol patrio, a dar sombra

cariñosa a la escueta montaña

donde un tiempo la gaita guerrera

alentó de los nuestros las almas