Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

XESÚS LORENZO VARELA VÁZQUEZ

El Renacimiento

Epílogo

           

              

Lorenzo Varela : El Renacimiento Es muy grande la importancia técnica del Renacimiento. Pero suele dársele a este aspecto técnico, equivocadamente, una categoría mayor que la que ha tenido la profunda transformación operada en la mente del hombre en la época renacentista. Renacimiento y Edad Media, están aún hoy, sino en la lucha, buscando el camino propicio para lograr la unidad de espíritu, que es lo que en el lenguaje intelectual y social de nuestros días llamamos orden nuevo. Dentro de los márgenes históricos concedidos al Renacimiento, esto es, el período que abarca los siglos XV y XVI, que en algunos casos se extiende hasta el siglo XVII, en el combate entre el Renacimiento y la Edad Media no hay vencedor ni vencido, pues ni las nuevas ideas logran encarnarse decisivamente en el hombre, ni las más profundas del período medieval quedan olvidadas. Y la desorientación, la inestabilidad material y moral que se produce como consecuencia de ello en el mundo, persiste aún en nuestro tiempo. Tapa de El Renacimiento de la Colección Oro 
( Editorial Atlántida de Buenos Aires )

 

    

La invención de la imprenta, como todas las demás invenciones del Renacimiento, así como los descubrimientos geográficos y científicos, no bastarían por sí mismos para alterar el orden del pensamiento medieval. Es el descubrimiento del hombre lo que altera este orden. Y como este descubrimiento fue parcial, y sigue siéndolo, el hombre se ha descubierto a sí mismo en un momento en que fatalmente tenía que advertirse lleno de impotencias y de dudas, esto es, incompleto. 

      

El Renacimiento no resuelve ninguno de los problemas que plantea, habiendo planteado los mas graves problemas que conmueven al hombre. No resuelve el problema del espíritu, quedándose azorado ante su descubrimiento, ni el social, problema imprevisto en el movimiento humanístico, pero que es uno de los que más realmente vienen inquietando al mundo desde el nacimiento del comercio y de la industria, que tienen lugar en plena época renacentista. 

     

La Iglesia, así como el problema religioso en su conjunto, continúan también sin haber solucionado la cuestión principal, que podría ser la de hallar las bases de la unidad del mundo cristiano actual. 

    

La difusión de la cultura, hecho típicamente renacentista, sin un plan de orden superior y sin ninguna garantía, ha creado ta problemas contrarios al crecimiento del espíritu como la misma ignorancia medieval. El múltiple falseamiento de hechos históricos, así como de las ideas, ha producido una desconfianza fundamental de las grandes capas humanas hacia el valor práctico de la cultura. La excesiva fe en las investigaciones científicas trajo como consecuencia un renunciamiento a las fuerzas de la imaginación, de la sensibilidad y de la fe, y ha creado una superstición de los números y de la técnica, tan peligrosa e ignara como la falta absoluta de sabiduría científica en los tiempos medievales, que había creado una bastarda y torpe superstición milagrera que atenazaba a las grandes muchedumbres, como puede atenazarlas hoy la superstición de la maquinaria y del progreso, al considerar   que sólo la maquinaria y el progreso técnico, sin la participación de las ideas, de los instintos y de los sentimientos humanos, es decir, sin la cultura - que no es instrucción - del espíritu, puede alcanzar verdaderamente las cumbres del progreso del hombre. 

           

En último término, el Renacimiento representa el primer esfuerzo humano de grandes proporciones para, después del fracaso romano, crear un mundo que solucione todos los problemas que plantea el intento del descubrimiento completo del hombre.

 

 

Volver