Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

CENTENARIO DO PASAMENTO DE CURROS ENRIQUEZ  -  CENTENARIO DEL FALLECIMIENTO DE CURROS ENRIQUEZ

Curros Enríquez en Juan Ramón Jiménez

Antonio Ramírez Almanza

 

  Juan Ramón Jimenez

Juan Ramón Jiménez

Retrato de Vázquez Díaz Antonio Ramírez Almanza é director da Casa Museo que a Fundación Juan Ramón Jiménez manten aberta na localidade natal do Premio Nobel en Moguer (Huelva).


Durante os anos 2005 e 2006, en representación da devandita Fundación Juan Ramón Jiménez, exerceu como presidente da Asociación de Casas Museo e Fundacións de Escritores (ACAMFE), na que eu, en representación da Fundación Curros Enríquez, exercín como secretario. Froito desa relación de compañeiros na xestión da Asociación das Casas Museo, xurdiu o coñecemento da vella relación de influencia que Curros Enríquez exerceu co súa obra sobre o poeta de Moguer.


O traballo que presenta nestas páxinas Antonio Ramírez, trasladando no tempo o labor de Juan Ramón Jiménez, non fai máis ca refrendar o carácter supralocal que sen lugar a dúbidas posúe a figura literaria de Manuel Curros Enríquez, ata o punto de ser considerado un dos escritores de referencia para quen, co tempo, acabaría por ser o máis universal dos escritores españois. Dadas as circustancias e características específicas que concorren neste caso, entendemos que debemos publicar este traballo en castelán, tal e como foi redactado polo seu autor.

Antonio Piñeiro Antonio Ramírez Almanza es director de la Casa Museo que la Fundación Juan Ramón Jiménez mantiene abierta en la localidad natal del Premio Nobel en Moguer (Huelva).

Durante los años 2005 y 2006, en representación de la mencionada Fundación Juan Ramón Jiménez, ejerció como presidente de la Asociación de Casas Museo y Fundación de Escritores ( ACAMFE ), en la que yo, en representación de la Fundación Curros Enríquez, ejercí como secretario. Fruto de esa representación de compañeros en la gestión de la Asociación de las Casas Museo, surgió el conocimiento de la vieja relación de influencia que Curros Enríquez ejerció con su obra sobre el poeta de Moguer.

El, trabajo que presenta en estas páginas Antonio Ramírez, trasladando en el tiempo el trabajo de Juan Ramón Jiménez, no hace más que refrendar el carácter supralocal que sin lugar a dudas posee la figura literaria de Manuel Curros Enríquez, hasta el punto de ser considerado uno de los escritores de referencia para quien, con el tiempo, acabaría por ser el más universal de los escritores españoles. Dadas las circunstancias y características específicas que concurren en este caso, entendemos que tenemos que publicar este trabajo en castellano, tal como fue redactado por su autor.

 

Antonio Piñeiro

No sé a quien descubrió primero, a Curros o a Rosalía, pero no me equivoco, de seguro, imaginando a un joven Juan Ramón, aún por revelarse a sí mismo poeta, volcado en las lecturas del vate de Celanova en la vieja biblioteca del Ateneo de Sevilla. Tenía 17 años. Nos lo dice él mismo:

Mis lecturas de esa época eran Bécquer, Rosalía de Castro, Curros Enríquez, en gallego los dos, cuyos poemas traducía y publicaba yo frecuentemente... Y yo era un niño. De modo que hay dejos de ellos en mí, con sentimiento y voz de niño. Como ellos niños. Porque yo era niño precoz en lo literario, no en el sentimiento ni en el pensamiento.

No se olvidará el de Moguer de estas iniciales lecturas y la influencia que ejercieron sobre sus primeros poemas. Ensimismado y febril en aquella edad, a la hora de escribir sus versos debió quedar absorto ante los poemas del de Celanova, sobre todo por lo que poseen de poeta entero, compacto y comprometido, y si las excusas para tratar de silenciar Aires da miña térra tuvieron carácter religioso, estos adjetivos fueron, con seguridad, los motivos, para que el joven Juan Ramón los expusiera al mundo al traducirlos.
En su pueblo, a partir de 1905, Juan Ramón envuelto de los entes y sombras de su infancia, retorna al poeta gallego, de donde le fluye, con toda su plenitud la simbología mistérica de algunos versos de Curros, plasmados en sus propios poemas para la mejor prosa lírica de la literatura española en los capítulos de Platero y yo.
La mariposa gallega como Volvoreta d'aliñas douradas... le regresa, ahora por los campos de su Fuentepiña, impregnada de la misma simbología de muerte que posee en la vieja tradición celta, como si el poeta andaluz supiera de primera mano la identificación que aquel antiguo pueblo hace entre las volvoretas y el alma. Más tarde recogería, en otros dos capítulos de su Elegía andaluza, ese sentido simbólico de la mariposa, la atracción inconsciente hacia lo luminoso, unido al hecho de la muerte, que Jiménez encontrara en Curros Enríquez.
En el capítulo CXXXII - "La muerte", nos encontramos:

Revolaba una bella mariposa de tres colores...

y en el CXXXV -"Melancolía":

Y cual contestando mi pregunta, una leve mariposa blanca, que antes no había visto, revolaba insistentemente, igual que un alma, de lirio en lirio...


 

A casa natal de Juan Ramón Jimenez

A casa natal de Juan Ramón Jiménez acollé actualmente

unha exposición titulada "Nuevos fondos de la Casa Museo".

La casa natal de Juan Ramón Jiménez acoge actualmente

una exposición titulada "Nuevos fondos de la Casa Museo" Pero donde Juan Ramón Jiménez va a testimoniar con más contundencia la importancia que tuvo para él y para la poesía española la labor creativa de Curros Enríquez, será en sus Notas de un curso (1953) El Modernismo, que se gestaron al impartir sus clases en la Universidad de Río Piedras de Puerto Rico.
Allí, el andaluz universal deja constancia del peso del gallego Curros Enríquez dentro de los poetas que influyeran en él. Tal es así que en el propio poeta incorpora y comenta la traducción primera que hiciera del poema ¡ Ay !, traspapelado inicialmente en su oficina de la Universidad, y que añado a este texto, con sus notas, como muestra de aquellos ejercicios poéticos de su joven y atrevida traducción al gallego:¡AY!

¿Cómo fue? Me encontraba yo
fuera y mi niño cayó muy enfermo.
Me llamó con un parte su madre y
vine corriendo.

¡Pobrecillo! Sintiendo mis
pasos, hacia mí revolvía sus
ojos. No me vio, y lloró. ¡Los
tenía. ya ciegos del todo!

No me acuerdo del tiempo que
estuve en la cuna de dolor doblado,
solo seque me erguí con mi niño sin
vida, en los brazos.

Mariposa de alillas doradas
que a la cuna vacía has
venido, si por él me
preguntas, ya sabes qué fue
de mi niño.

CURROS ENRÍQUEZ Estatua en bronce de "Platero"

Representación en bronce do protagonista de

Platero y yo, donde Juan Ramón Jiménez

alude ó poema ¡ Ai ! de Manuel Curros Enríquez

"Representación en bronce del protagonista de

Platero y yo, donde Juan Ramón Jiménez

 alude al poema ¡ Ay ! de Manuel Curros Enríquez

    EL NIÑO TONTO


Siempre que volvíamos por la calle de S. José, estaba el niño tonto a la puerta de su casa, sentado en su sillita, mirando pasar a los otros.
Era uno de esos pobres niños a quienes no llega nunca el don de la palabra ni el regalo de la gracia; niño alegre él y triste de ver; todo para su madre, nada para los demás.
Un día cuando pasó por la calle blanca aquel mal viento negro, no vi ya al niño en su puerta. Cantaba un pájaro en el solitario umbral, y yo me acorde de Curros, padre más que poeta, que cuando se quedó sin su niño le preguntaba por él a la mariposa gallega:


Volvoreta d'aliñas douradas...


Ahora que viene la primavera, pienso en el niño tonto, que desde la calle de S. José se fue al cielo. Estará sentado en su sillita, al lado de las rosas únicas, viendo con sus ojos, abiertos otra vez, el dorado pasar de los gloriosos.

  El segundo verso debiera ser, según el original:


y las negras viruelas le dieron.


Lo corregí luego. Yo creo que se puede hablar de viruelas en prosa y en verso, pero no en otro tipo de (estilo) de verso más familiar, no en el canto lírico; cuando yo leí este poema de Curros Enríquez, y a la muerte de una amiguita mía, que murió de difteria, yo dije también:


ahogóla la blanca difteria,


o algo así. Mi poema está publicado en Almas de Violeta, y luego, "corregido y aumentado", en Rimas.
Yo no huyo de mi ridiculez, la acepto. Claro está que yo tenía entonces 17 años, y leía estas cosas y otras parecidas; me refiero a las viruelas, un poema tan hermoso por todo lo demás.
De esta manera irá contextualizando a Curros (y a Rosalía) dentro de su reflexión sobre el modernismo. Anota en diferentes momentos:

Parnasianos [son] cronológicamente paralelos [a] precursores: Rosalía de Castro, Curros, Mosén Cinto, Vicente Medina,

considerando estos poetas del litoral español (gallegos, catalanes, murcianos) mas modernos que los del centro:

Galicia de emigración América: [temas en] Rosalía; [hechos en] Curros y Medina.


Las últimas referencias a Curros Enríquez aparece en ese alarde de conocimientos juanramonianos sobre la poesía en general, cuando reflexiona sobre la aparición del modernismo en Francia y los Estados Unidos, revelando que en este último existía una forma mística del Medio Oeste, representada por Vaughn Moody y que estos se correspondían en España con Rosalía de Castro, Jacinto Verdaguer y Curros Enríquez [que pueden considerarse como místicos] y aquí entrecomilla "La Virgen de Cristal" de Curros.
A pesar de los escasos medios de la época, nos sorprende lo temprano del conocimiento de Juan Ramón de la obra de Curros. Desde la verde floresta de Celanova, el andaluz supo traerse a sus lomas y planicies de pinos, viñedos y el otro mar atlántico, el del sur, la esencia necesaria de su poesía gallega. De seguro que nunca lo olvidó y lo consideró siempre donde se merecía, entre los mejores. No sabemos si algún día nos llegará, encontrado en sus papeles de Puerto Rico, el retrato lírico que pretendió hacer a Curros Enríquez. En su nómina para el Libro de retratos, estaba.
Podemos afirmar sin exagerar, ante la vibración lírica que producen los textos de ambos, que el norte-sur vital y creativo de los dos poetas, hoy, mantienen una corriente viva de mar a mar en oleajes de versos sin fronteras. Porque no soñaron para ellos, sino para la perdurabilidad de la emoción.

Consulta bibliográfica:


Jiménez, Juan Ramón; El Modernismo (Notas de un curso. 1953). Ensayistas Hispánicos-Aguilar 1962.
Juan Ramón Jiménez; Ideología (1897-1957). Anthropos 199Q.Afofismo 3274. Campoamor González, Antonio; Vida y poesía de Juan Ramón Jiménez. Ediciones SEDMAY SA. 1976.

 

Esta artículo foi publicado e extractado de:

RAIGAME

Revista de arte, cultura e tradicións populares.

Maio de 2008

Número 28

Centro de Cultura Popular Xaquín Lorenzo

Deputación Ourense

Damos o noso agradecemento ao seu director Xullo Senra