Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

El Hogar Gallego para Ancianos de Buenos Aires



El Hogar Gallego para Ancianos fue fundado el 29 de junio de 1943 por un grupo de gallegos conmovidos por la triste noticia de que se había hallado una anciana orensana muerta a causa del frío en la Avda. de Mayo. No dudaron un instante, había que hacer algo ya no podía repetirse una noticia semejante, se fijó un domicilio céntrico y a partir de ahí comenzaron a reunirse todos los domingos por la mañana a fin de organizarse y concretar el proyecto… “la creación de una casa de recogimiento y amparo para los ancianos desprotegidos”.

Este grupo estaba formado por los señores Horacio Bermúdez Abente, Miguel Portela, Luis Seoane y Gumersindo Sánchez Guisande, a quienes se les sumaron Arturo Cuadrado, los hermanos Jaime y Jacobo André, Antonio Baltar, Manuel Roel, Domingo Maza, Bernardo González Rey, Sergio Riveiro, Santiago González, Manuel Peón, Antonio Carballo, Francisco Blanco y Miguel Salgués.

Los comienzos fueron muy difíciles; no todas las puertas que se golpeaban en busca de apoyo recibieron con entusiasmo la obra. Eran épocas donde se tenía trabajo, muchos con esfuerzos y sacrificio, iban desde abajo mejorando su situación económica. Pero los ancianos ya habían hecho su camino en épocas menos favorables, habían sufrido las consecuencias de la crisis posterior a la guerra mundial, habían luchado, pero cuando la vida empezada a mostrar su mejor cara ellos ya habían perdido las fuerzas, las ilusiones y la fé.

La compra de un solar donde instalar el Hogar tuvo al principio algunas dificultades. Se buscaba un espacio amplio, con mucho sol, mucha luz y con capacidad para las obras imprescindibles debía estar rodeado de amplios sectores al aire libre para recreo y esparcimiento de sus pobladores. Cerca de la Capital no se encontró nada que se aproximara a ello, y finalmente se optó por Domselaar.

El primitivo Hogar era muy humilde, acorde con los fondos disponibles para su sostenimiento, ya en 1947 el proyecto de obra estaba aprobado, pero los recursos solo permitían el sostenimiento de lo existente y la atención de los ancianos. Se disponía de un sector cercano a la vivienda del encargado con cuatro dormitorios y un baño para 12 hombres mientras que para las señoras se habilitó la vivienda que perteneció al administrador de la estancia, donde se habilitó el comedor, edificio que actualmente se conoce como el hogar viejo.
Hogar Gallego de Ancianos de Domselaar
Hacer la historia del Hogar demandaría un extenso espacio que ya fue cubierto en diferentes publicaciones. Solamente cabe recordar que la piedra fundamental para levantar el actual conjunto edificado se colocó en 1954 aunque las obras, por el constante aumento de los costos se iniciaron en 1957.

Desde sus comienzos el Hogar fue creciendo sin prisa pero sin pausa actualmente cuenta con capacidad para albergar a un centenar de ancianos donde se les proporciona una asistencia completa que comprende: habitaciones de tres y cuatro camas con baño privado y calefaccionadas, atención médica, enfermera permanente, alimentación variada y controlada por una nutricionista. Asimismo se dispone de una sala de kinesiología totalmente equipada, también cuenta con asistencia odontológica, peluquería y podología.

Hoy los destinos del Hogar Gallego para Ancianos están regidos por una Comisión Directiva encabezada por su presidente, Don Rafael Gil Malvado. (Secretaría: Moreno 1270, 2° piso of. 212, Tel. 4381-7390/4383-2730 Residendia: Ruta 210 km. 58- Domselaar (Pdo. de San Vicente) - Pcia. de Buenos Aires.

 

---------

 

O Fogar Galego para Anciáns (Bos Aires)


Testemuñas dos protagonistas fundadores:

"O Fogar Galego para Anciáns foi unha corazonada que chegou a bo fin polo xeito diferencial que temos os galegos. A anécdota é coñecida mais é boa repetila. No ano 1942 estabamos reunidos no Café La Asamblea da Avenida de Maio, un antigo residente bonaerense, don Miguel Portela xunto a dous recén chegados, don Horacio Bermúdez Abente e mais eu. Ese día o diario La Prensa traía a nova en recadro de atopar muerta, a causa do frío a unha anciá galega natural de Ourense. A emoción conseguinte que nos causou o feito fíxonos reaccionar do xeito máis lóxico: é dicir máis galego. Buscar de inmediato un lugar para aloxar a eses desherdados da sorte. Pensamos vernos co señor Jacobo André da firma André y Touriño e cara alí nos diriximos. No camiño encontrámonos co poeta Arturo Cuadrado, quen nos acompañou para a entrevista. A idea prosperou e foinos moi útil na emerxencia o señor Jacobo. O caso é que, pouco tempo despois, o que parecía un soño foi unha concreta realidade. Reuniámonos os domingos nun departamento que alugaramos no Pasaxe La Rural co doutor Antonio Baltar, engadíndolle á lista de entusiastas a Miguel Salgues, Manuel Roel, Domingo Maza, Manuel Picón e Luís Seoane. Arturo Cuadrado redactou o manifesto dirixido á colectividade e os formularios para se inscribir, e de inmediato nomeouse unha comisión para redactar os Estatutos. Ao ano seguinte o 29 de xuño constituíuse a Comisión definitiva que presidiu o señor Emilio Andre. Así naceu o Fogar Galego para Anciáns, hoxe paradigma de institución. A compra do terreo en Domselaar culminou a aventura. Debéndose lembrar nesta emerxencia a axuda tenaz e desinteresada de don José Luís Tresguerras, que foi o brazo dereito dos irmáns André e home voluntarioso a quen quero recordar nesta emerxencia con todo cariño". Gumersindo Sánchez Guisande

"Ao chegar ao Porto de Bos Aires estábame agardando Luís Seoane. Así como nos demos unha aperta xa estabamos a falar de facer proxectos xuntos. Entre eles, Seoane proponme que tiñamos que organizar unha loxia entre exilados. Aos poucos días reunímonos na casa de Horacio Bermúdez Abente e alí, a suxerencia de Seoane, fundamos a loxia de exilados e puxémoslle de nome Antolin Faraldo, en homenaxe dese destacado estudante nacionalista. Entre os miembros da Antolin Faraldo lembro entre outros a Gumersindo Sánchez Guisande, ese gran médico que atendeu a Castelao. Tamén participaba o doutor Antonio Baltar, o deputado de Izquierda Republicana, Elpidio Villaverde, o médico e poeta, Rey Baltar e Eduardo Blanco Amor (durante unha breve etapa). Creo que esta loxia foi moi importante no traballo cultural, creando ou impulsando editoriais e todo tipo de iniciativas culturais. Creo que unha das grandes obras impulsadas pola Antolin Faraldo foi a fundación do Fogar Galego para Anciáns de Domselaar".  Arturo Cuadrado Moure



FUENTE: FEDERACIÓN DE SOCIEDADES ESPAÑOLAS DE ARGENTINA Y OTRAS.