Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

Federación de Sociedades Gallegas de Buenos Aires

Federación de Sociedades GallegasDurante el período republicano se produjeron varios intentos de fusionar las dos ramas de la dividida Federación de Sociedades gallegas y de regresar a la anterior unidad orgánica. Pero sólo en 1936, cuando estalló la Guerra Civil española y se olvidaron las viejas rencillas, estos intentos de unifica ción tienen éxito, cuando ambos sectores se agruparon en la Federación de Sociedades Gallegas de la República Argentina. La nueva institución reúne cuarenta asociaciones de carácter local y comarcal y engloba a más de diez mil afiliados. Para salvaguardar su patrimonio propio crea un ente jurídico diferenciado de la Federación de Sociedades Gallegas, Alborada, de la cual las sociedades son accionistas. Alborada se hace cargo de las propiedades de la federación y de las sociedades; a su nombre estarán la sede y el campo de recreo, y será también titular de la editorial de la Federación de Socieda des Gallegas.

La primera reunión entre representantes de ambas federaciones se ce lebra el 2 de noviembre de 1936, y allí se constituye una primera Mesa Directiva Provisional, encargada de elaborar las bases de fusión de ambas entidades, que posteriormente deberán ser aprobadas por los congresos. Tras este proceso se celebra el congreso constituyente, el 27, 28 de febrero y 6 de marzo de 1937, de una nueva Federación de Sociedades Gallegas de la República Argentina, en el que se aprueba la fusión y una nueva carta orgánica. Unión que, en general, será bien recibida por las sociedades de ambas federaciones, aunque van persistir problemas entre determinadas sociedades adheridas a la nueva Federación de Sociedades Gallegas. Éstos se harán más graves, y a veces irresolubles, cuando se trata de asociaciones que representan a la misma zona geográfica, pues en la institución sólo podía haber una única representación societaria por cada municipio. A pesar de los intentos de unificar las sociedades procedentes de ambas ramas por parte de los dirigentes de la Federación, esto no siempre se logra, como en el caso de las sociedades representativas de los municipios de Palas de Rei (Lugo) y Poio (Pontevedra).

Durante la Guerra Civil, la Federación de Sociedades Gallegas desempe ñó un papel muy importante de apoyo al bando republicano español, lo que le valdría que en 1948 Castelao destacase el importante papel de la Fede ración. Al tiempo que en muchas de las sociedades federadas funcionan comisiones internas de solidaridad, de acuerdo con la declaración realizada por la sociedad Hijos de Meaño: "Los millares de Gallegos que residimos en la República Argentina tenemos el deber y la obligación de hacerlo en grado superlativo, ya sea porque somos la colectividad española más numerosa, ya con el propósito de reivindicar el buen nombre de Galicia, entregada desde el primer momento de la insurrección fascista a los masacradores de nuestros hermanos". En la propia Federación de Sociedades Gallegas se crea la Central Gallega encargada de efectivizar y coordinar las actividades de solidaridad; pero su mal funcionamiento provocará una fuerte deuda de la que se hace cargo la propia Federación en el Congreso ordinario de 1939, que desencadenará las primeras fricciones en la recién creada institución. También se impulsan desde la dirección federal otras organizaciones de solidaridad, bien como secciones internas de la Central Gallega (como la Comisión Cultural de Ayuda a los expatriados españoles) o la Central Femenina, bien como organismos autónomos como el Comité prorrepatriación de españoles republicanos.
Pero junto a estas actividades se trata de coordinar la ayuda a los repu blicanos, para lo cual se prepara en julio de 1937 un congreso nacional de organizaciones de ayuda al pueblo español, previa realización de un congre so de ámbito gallego, propuestas que tendrán su culminación en la creación de organizaciones como la Federación de Organismos de Ayuda a la Repú blica española o la Coordinación de Organismos Españoles Republicanos.'' En junio de 1938 aprueban los estatutos de este organismo coordinador que tiene como finalidades la ayuda a la República española y el apoyo econó mico en su lucha por la independencia y apoyo moral en defensa de la causa de la República en la Argentina.

Una vez terminada la contienda bélica en España, la Federación de Sociedades Gallegas jugó un papel muy importante en la ayuda a refugia dos, a favor de la repatriación, etc., que será canalizada fundamentalmente a través de la Sección Solidaridad. En este período la ayuda es enviada a los refugiados españoles en los campos de concentración de Francia; al tiempo que se denuncia su situación, continúa la solidaridad con los exiliados republicanos residentes en la Argentina y otros países latinoamericanos, como es el caso de Basilio Álvarez y Arturo Cuadrado, entre otros.

Pero durante el franquismo la Federación de Sociedades Gallegas sigue realizando actividades de apoyo a la lucha guerrillera y posteriormente a las luchas políticas antifranquistas y la denuncia de la situación de los presos y la represión: Gómez Gayoso, Antonio Seoane, Santiago Álvarez o Zapirain y David Álvarez, emigrante que tras su regreso a Galicia en 1962 fue encar celado. También organizaron diversos homenajes al pueblo español con participación de figuras de las letras gallegas, españolas y sudamericanas.
Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, una vez agotadas las posi bilidades de un cambio democrático en España y con la entrada de los representantes franquistas en las organizaciones internacionales se lanzan continuas campañas de denuncia de la situación española. Así trataron de impedir la entrada de España en las Naciones Unidas o acusaron la conni vencia de las autoridades norteamericanas con el gobierno español durante las conversaciones entre Estados Unidos y España.


Fuente: fragmento de Asociacionismo gallego en Buenos Aires, por Marcelino X. Fernández Santiago, del libro La Galicia Austral de Xosé Nuñez Seixas