Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

ENTREVISTA A REVERIANO SOUTULLO

(Extraida de VIDA GALEGA, Nro. 421, día 10 de agosto de 1929)

Soutullo ( en el centro con batuta )

 

 

FOTO :El maestro Soutullo en el centro,  con batuta, con el Orfeón de Galicia. en Tui

 

Fotografía propiedad del Museo Diocesano de Tui


Soutullo es gordo y bajo. Parece un abad de aldea. Satisfecho con su caraza jocunda rasurada cuidadosamente. El cabello rebelde. Los ojos infantiles, azules, mejor aún de verde claro, desvaído. Decididamente, tiene aspecto de buena persona.

De pronto le pregunto:

-¿Dónde nació Ud.?
-En Puenteareas, pero me crié en Vigo.
-¿En que año?
-En 1884.
-Sus padres, ¿eran gente acomodada?
-Pchs. Regular.
-¿Cuántos hermanos?
-Once. Yo el cuarto.

El popular músico ha pedido una manzanilla. Hago una pausa, después de este interrogatorio apresurado, para permitirle que tome un sorbo siquiera del aromático brebaje. Y después...

- ¿Dónde estudió Ud.?
-Primero con mi padre. Mi padre era músico y muy aficionado al arte. El me inculcó la idea de ser músico dándome lecciones de solfeo y enseñándome a tocar el cornetín. Pronto se despertó en mi una afición loca por la música. A los trece años dirigía un orfeón en Tuy y poco después sentaba plaza en el Regimiento de Murcia entrando en la Banda con mi cornetín. Cetina me dió algunas lecciones de armonía y ya dueño de cierta cultura musical, comencé a componer con esa espontaneidad de la juventud; hice mis primeras armas como compositor en la Banda de Porriño, que dirigía Marcelino Giraldez, del que conservo los más gratos recuerdos. Mi fecundidad colmó de toda clase de obras a todas las charangas de Galicia.

-¿Cuándo marchó a Madrid?
-A los diecinueve años, con siete duros justos y un billete de tercera, por todo capital y sin instrumento, pues lo había vendido.

-¿Qué hizo Ud.?
-Los duros se agotaron pronto y, para poder comer, empeñé algunas cosillas, compré un cornetín y tomé parte en todas las charangadas tocando por todas las aldeas. Dónde me -daban dos duros, allá iba -con mi cornetín.
-¿Y después?
-Ingresé en el Conservatorio. En el primer año alcancé el primer premio, siendo profesor Don Pedro Fontanilla. Como detalle curioso le diré que la noche anterior estuve echando unas suelas a los zapatos, que tenía
todos rotos. Luego pasé a la clase de Composición dirigidas por D. Tomás F. Grajal y después a las superiores bajo la dirección de Don Tomás Bretón. Chapí demostró por mí gran predilección, dándome excelentes consejos y, para ir abriéndome paso, me colocó de copista en la Sociedad de Autores y en la Orquesta del Price.

-¿Cuando terminó su carrera?
-El 97, alcanzando el primer premio de composición por aclamación del Tribunal. Luego me subvencionó el Ayuntamiento de Vigo, siendo alcalde el Sr. Senra, con objeto de ampliar mis estudios en el extranjera
Viajé por Francia, Italia, Alemania... En París trabé amistad con el genial músico Saint Saéns, al que fui presentado por mediación del entonces embajador de España en la capital francesa, Sr. León y Castillo. Al cabo de tres años regresé a Madrid.

-¿Y que hizo Ud.?
-Escribir, escribir. Compuse más de trescientos títulos para bandas, orquestas, sexteto, música religiosa, etc.
-¿No tenía aficción al teatro?
-Sí, señor, mucha.
-¿El primer estreno?
-Se celebró en Vigo, en el Tamberiik, Por la compañia Navarro que traía de primera tiple a la excelente Elena Fons, de tenor a Ricardo Pastor, y de barítono a Gil Rey, con una orquesta de sesenta profesores.
Aquí di a conocer "El Regreso', zarzuela en un acto; 'La Corte de Don Rodrigo' ópera en un acto; 'El tío Lucas', zarzuela en un acto; la revista 'Don Simón, pagalotodo'...

-¿En qué -obra comenzó a darse a conocer?
-'En la Paloma del Barrio', sainete de costumbres madrileñas, que obtuvo un buen éxito, como también 'La suite Vigo', 'Guitarras y bandurrias', 'El capricho de una reina'... pero dónde verdaderamente empezó a sonar mi nombre fue en 'La leyenda del beso', pasando por 'Encarna la misterio',  'La del soto del Parral' y "Las maravillosas'
mi último estreno, que suma un total de sesenta y tres actos.

-¿Qué obra suya le gusta más?
-'La leyenda del beso'
-¿Y al público?
-Es posible que 'La del soto del parral' de cuyo grandioso éxito no existen precedentes. Tanto en Barcelona como en Madrid alcanzó más de quinientas representaciones.

-Dígame su opinión acerca de la tan cacareada cuestión de la decadencia del teatro
-Mire Ud. -me contesta un poco triste y un poco indignado el celebradísimo compositor gallego-. El teatro lírico sufría, lo que pudiéramos llamar una época de transición: era preciso renovar los viejos modelos, pero, por incomprensión manifiesta de nuestro público, la evolución tenla que hacerse muy lentamente. Tengase en cuenta, sin embargo, que el fenómeno se operaba en el mundo entero: era la lucha de lo nuevo y lo viejo. En España había un plantel de compositores jóvenes con preparación suficiente para realizar victoriosamente esa transformación; más, la gran guerra (1914-1919), con su penosa serie de catástrofes, vino a interrumpir la evolución normal del teatro. Por otra parte, la lamentable invasión del barbarismo nortea-mericano destruyó, agostó, las simientes de esa labor que empezaba a desarrollarse, y aprovechándose de ese mal gusto imperante, aparecieron unos pseudos compositores que convirtieron el arte en una verdadera plazuela de mercanchifies y los escenarios de más raigambre lírica se vieron envueltos en esa obra encenagada de chabacanería,con su jazzband, tangos más o menos milongos y toda esa serie de ruidos, que algunos, por equivocación llaman música. Y es lástima, porque en España nunca ha habido como hoy la cantidad y calidad de compositores, pero la mayor parte de ellos tuvieron que retirarse a honesta distancia para librarse del chaparrón, permaneciendo inmunes.

-¿Clué opinión le merece el teatro gallego?
-Que no existe. Estamos empeñados en un imposible, yo soy amante como el que más de las cosas de Galicia, pero se ponermeen razón y no hablar con tópico. No soy partidario de regionalísmos, tengo para mí que debieran suprimiese fronteras e implantarse una lengua universal única. ¡Cuánto ¡riamos ganando!.El teatro, mientras pretendamos envolverlo entre cuatro paredes de cuna de una región, muere irremediablemente, no puede vivir.

-¿Clué le parece el tango y el charlestón?
-Sí, está bien, pero me apresuro a afirmar que no son música, son ruidos, más o menos soportables, que se hallan al márgen por completo del pentagrama.

-¿Sobre que hora suele escribir?
-De noche, después de cenar.

-¿Escribe con facilidad?
-Unas veces sí, otras no. ¡Hay que cogerlas como vienen!

-¿Qué músico español le gusta a usted más?
-Es un poco difícil contestar, quizá ninguno y quizá Vives.

-¿Y de los viejos?
-Chapí y Bretón, los verdaderos creadores del género, sin olvidar las valiosas aportaciones de Barbieri y Gaztambide.
-¿De los extranjeros?
-Ravel, Strawinski, Strauss, éste por encima de todos, como colorista. De los maestros Mozart, Beethoven, Wagner y Bach y Palestrina, los precursores.
-Después de la zarzuela, qué género teatral prefiere?
-La alta comedia.

-¿Le asustan los estrenos?
-Cada vez más, porque la responsabilidad es también mayor.

-¿Es Ud. aficionado a la Literatura?
-Mucho.

-¿Cuáles son sus escritores predilectos?
-De los muertos Pereda, Galdós y Blasco Ibañes. De los actuales Pérez de Ayala 

-Soutullo, la última pregunta: ¿qué querría ser, si no fuera músico? ¿pintar, escultor?.
-Mire, si no fuera músico, quisiera ser músico.

-No, no; apartándose del arte.
-¡Ah! Pues ¡Millonario!

Y el popular compositor, se ríe con su caraza jocunda de abad aldeano satisfecho.

 

 

Temas relacionados

 

"Ponteareas", o primeiro pasodobre galego

;La leyenda del beso"

 

 

Fonte  :   Revista Pregón do Corpus de Ponteareas,  ano 1991.-