Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

Manuel Curros EnríquezPuerto de Vigo

CÁNTIGA   (5 de xuño de 1869)

 

No xardín unha noite sentada

ó refrexo do branco luar,

unha nena choraba sin trégolas

os desdés dun ingrato galán.

I a coitada entre queixas decía:

"Xa no mundo non teño ninguén,

vou morrer e non ven os meus ollos

os olliños do meu doce ben".

Os seus ecos de malenconía

camiñaban nas alas do vento,

          i o lamento

          repetía:

"¡Vou morrer e non ven ó meu ben!"

 

 

  Lonxe dela, de pé sobre a popa

dun aleve negreiro vapor,

emigrado, camiño de América

vai o probe, infelís amador.

 I ó mirar as xentís anduriñas

cara a terra que deixa cruzar:

"Quen pudera dar volta -pensaba-,

quen pudera convosco voar!..."

Mais as aves i o buque fuxían

sin ouír seus amargos lamentos;

          sólo os ventos

          repetían:

"¡Quen pudera convosco voar!"

  Noites craras, de aromas e lúa,

desde entón ¡que tristeza en vós hai

prós que viron chorar unha nena,

prós que viron un barco marchar!...

  Dun amor celestial, verdadeiro,

quedou sólo, de bágoas a proba,

          unha cova

          nun outeiro

i on cadavre no fondo do mar.  

 

 

 

CÁNTIGA   (5 de junio de 1869)

 

En el jardín una noche sentada

al reflejo de la blanca luz de la luna,

una nena lloraba sin tregua

los desdenes de un ingrato galán.

Y la desgraciada entre quejas decía:.

“Ya en el mundo no tengo a nadie,

voy a morir y no ven mis ojos,

los ojitos de mi dulce bien”.

Sus ecos de melancolía

caminaban en las alas del viento

     y el lamento

     repetía:

“¡Voy a morir y no viene mi bien!”

Lejos de ella, de pie sobre la popa

de un leve negrero vapor,

emigrado, camino de América

va el pobre, infeliz amador.

Y al mirar las gentiles golondrinas

hacia la tierra que deja cruzar:

“Quien pudiera dar vuelta –pensaba-,

quien pudiera con vosotras volar!…”

Pero las aves y el buque huían,

sin oír sus amargos lamentes

   solo los vientos

   repetían:

“Quien pudiera con vosotras volar!”

  Noches claras, de aromas y luna,

desde entonces ¡que tristeza en vosotras hay

para los que vieron llorar una niña,

para los que vieron un barco marchar!…

  De un amor celestial, verdadero,

quedó solo, de lágrimas la prueba,

    una cueva,

    en un peñasco

y un cadáver en el fondo del mar.

 



Este foi o primeiro poema en galego de Curros Enríquez, escrito cando aínda era estudiante. Tempo despois “Cántiga” foi musicada e converteuse nun dos temas máis coñecidos e tradicionais en Galicia.   

Este fue el primer poema en gallego de Curros Enríquez, escrito cuando aún era estudiante. Tiempo después “Cántiga” fue musicada y se convirtió en uno de los temas más conocidos y tradicionales en Galicia.