Venta online brezo vallas Girona
Venta productos peluqueria, belleza y estetica Xpels
Venta ropa interior mujer Lintima
Uniforme laboral ropa trabajo Global Uniformes
Tiendas online Ecommerce ServiWebsi
Créditos para su tienda online

Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

Celso Emilio Ferreiro

Celso emilio FerreiroUNHA VEZ

Unha vez houbo un home

que nunca dixo, meu. 

Petou nas portas do mundo,

chamou no meu corazón.

Falaba con palabras

que semellaban pombas.

As cousas á súa beira

púñanse brancas.  

Nascíalle nos ollos un abrente

coma un río de luz,

ou coma un mar lonxano de gueivotas. 

Un bálsamo de amor tiña aquil home 

pra ista miña dor

sin nome.          

                   

 


 

UNA VEZ

 

 

Una vez hubo un hombre

que nunca dijo, mío.

Golpeó en las puertas del mundo,

llamó en mi corazón.

Hablaba con palabras

que semejaban palomas.

Las cosas a su lado

se ponían blancas.

Le nacía en los ojos un amanecer

como un río de luz,

o como un mar lejano de gaviotas.

Un bálsamo de amor tenía aquel hombre

para este mi dolor

sin nombre.

 

 


  O REINO

 

No tempo aquil

cando os animales falaban,

decir libertá non era triste,

decir verdá era coma un río,

decir amor,

decir amigo,

era igual que nomear a primavera.

Ninguén sabía dos aldraxes.

Cando os animales falaban

os homes cantaban nos solpores

pombas de luz e xílgaros de soños.

Decir teu e meu non se entendía,

decir espada estaba prohibido,

decir prisión somente era unha verba

sin senso, un aire que mancaba

o corazón da xente.

¿Cando,

cando se perdeu,

iste gran Reino?

EL REINO

 

En el tiempo aquel

cuando los animales hablaban,

decir libertad no era triste,

decir verdad era como un río,

decir amor,

decir amigo,

era igual que nombrar a la primavera.

Nadie sabía de los ultrajes.

Cuando los animales hablaban

los hombres cantaban en los crepúsculos

palomas de luz y jilgueros de sueños.

Decir tuyo y mío no se entendía,

decir espada estaba prohibido,

decir prisión solamente era una palabra

sin sentido, un aire que lastimaba

el corazón de la gente.

¿Cuándo,

cuándo se perdió

este gran Reino?