Galicia espallada

Unha recolleita da cultura galega

Literatura, historia, arte, música, gastronomía, galeguismo, tradicións, lendas, costumes, emigración

Á memoria de Manuela Viaño (1929-2013)

La Bandera y los Colores de Galicia


© Baldomero CORES TRASMONTE

Fonte: http://membres.lycos.fr/ang/cast.htm



LIMIAR 

Escudo deseñado por Castelao   

Los símbolos fundamentales de Galicia no nacieron al calor de victorias memorables ni fueron atributo de heroicos personajes, cuyas gestas el pueblo pudiera escuchar con orgullo. Lo fueron haciendo las gentes sencillas, y los poetas, y los músicos, sin ayuda ni apoyo alguno, contando, incluso, con el recelo y el desánimo de los poderes establecidos. Han sido símbolos furtivos en muchas ocasiones, persiguidos y mil veces negados, fuera de la ley y del tráfico cotidiano, coma cosa nefanda, como expresión de una consciencia que debía ser sometida y olvidada.

Escudo diseñado por Castelao en 1937



La bandera tradicional de Galicia en siglos préteritos era completamente blanca e iba cargada, a veces, con el escudo en el centro. 
En un informe requerido por la Comisión Provincial de Ourense, la Real Academia de la Historia explicó el 19 de enero de 1931 que la bandera « cuenta por lo menos cuatro siglos de existencia y recuerda sucesos honrosos para Galicia, como los que llevó a cabo durante la guerra de la Independencia española el Batallón Universitario de Santiago, cuya enseña, que existe todavía, se ostenta en defensa de la patria en combates en los cuales cayeron muertos y heridos muchos heroicos estudiantes ». Es de suponer que siguiendo este modelo del Batallón Literario, la enseña de guerra de la junta revolucionaria que inspiró Faraldo en 1846, tuviese también ese mismo color y quizás la misma leyenda que la del famoso batallón de la guerra de Independencia.

Guillaume 1710No existe una expresión oficial del movimiento regionalista propulsado poren torno al color de la bandera, pero hay expresiones del fundador regionalista que hacen creer que se inclinaba sin duda alguna hacia el blanco como el color proprio de la enseña gallega. En el discurso pronunciado en un banquete dado en su honor en Santiago el día 9 de marzo de 1890, Alfredo BRAÑAS termina así su alocución : « ...por haber sido mi libro el pretexto, el motivo, de que los buenos y fervientes regionalistas gallegos enarbolasen una vez más el estandarte blanco de Galicia...». En un artículo titulado A los regionalistas de Pontevedra dice, asimismo : « ...defendiendo el sagrado ideal del regionalismo y tremolando en todas partes el blanco pendón de Galicia...». Y, en fin, en la velada de homenaje a Rosalía de CASTRO, celebrada en el Ateneo León XIII el 30 de mayo de 1899, BRAÑAS señala concretamente : « Abrazados á bandeira branca de Galicia e a roxa de España ».

Es muy posible, pues, que si BRAÑAS no hubiera fallecido prematuramente, en el momento en que se institucionalizaban más intesamente los símbolos gallegos, su criterio se hubiera impuesto, no sólo porque la tradición estaba de su parte, sino también porque su palabra era esencial para el regionalismo gallego y regionalismo español. En el poema ¡Rosalía Castro!, de Alberto GARCÍA FERREIRO, consigue estado literario el color blanco de la bandera gallega :



Morreu ela, a nobre
cantora que altiva
coa branca bandeira
da nosa Galicia
risoña e trufante
na vanguardea iba...


La inclusión de la banda azul en la bandera tradicional parece que fue una idea de [Manuel MURGÍA], al aconsejar a los emigrantes de la Habana sobre la morfología de la enseña gallega. En más de una ocasión, la banda ha sido objeto de polémica. COUCEIRO FREIJOMIL hizo una campaña de intensas repercusiones, para conseguir que la bandera que habría de izar el Ayuntamiento de Ourense en la fiesta del Corpus de 1930 fuese la blanca exclusivamente, frente a los nacionalistas ourensanos, como CUEVILLAS y RISCO, que se inclinaron decididamente por la incorporación del azul al blanco. Sostenía COUCEIRO que la bandera blanca era la tradicional y que si se incorporaba el azul dejaba de serlo para ser ya una bandera nueva. Anunció inultimente que la bandera nueva carecía de aceptación popular y que estaba abocada al fracaso. 
Lámina gravada por Troncoso


Lámina gravada por Troncoso para a primeira edición «Galicia, Reino de Cristo Sacramento» (México-1750)



La bandera blanca ha sido utilizada ampliamente a lo largo del tiempo. Sobre el significado que el paño blanco tenía para los irmandiños se han desarrollado algunas hipótesis específicas. Para LENCE-SANTAR, las banderas blancas de los irmandiños eran expresión del sudario, lo cual vincula también el color a motivaciones religiosas. Blanca CAAMAÑO considera que si efectivamente el blanco puede ser un sudario, también es cierto que puede ser ya una bandera o enseña propia de Galicia en ese momento, sin que se adhiera a la tésis de que pudiera ser un indicio de una condición nacinalista. Sin necesidad de agotar la cita de aquellas circunstancias en que fue usado el paño blanco, basta ahora recordar el bien conocido gallardete de Lepanto y, por supuesto, es innecesario aclarar que en cierto modo el blanco de Galicia y el de la casa de Borbón coincidieron en determinadas épocas, por le que es dificil a veces discriminar las intenciones de su utilización en las enseñas. 




Una bandera blanca que merece especial recuerdo es la del de 1808. La bandera lleva cargada la cruz de Santiago, las armas y un mapa de España con un remarcado especial de Galicia, con la siguiente leyenda : « Auspice Deo. Pro libertatis regis. Palladis legio, anno MDCCCVIII ».

Batallón LiteBernardo BARREIRO advierte que si no llevo las armas de Galicia fue para evitar confusiones con la bandera del batallón provincial de Lugo. 

Se bendijo la bandera y la juraron en la Catedral, 1'200 cadetes literarios, el día 11 de julio 1808. Terminada la guerra, la bandera había desaparecido y se daba ya por perdida cuando el 14 de mayo de 1819, desde Pamplona, el coronel del Batallón de Voluntarios de Barcelona, nombre que había recibido posteriormente el Batallón Literario, escribe a la Universidad ofreciendo remitirla, « no pudiendo ver sin dolor que este precioso monumento que he visto salir de esa real Universidad pase a otro depósito que ella misma »

El día 22 de abril de 1822 el coronel Luis GRANADOS SAAVEDRA hizo entrega solemne de la bandera blanca de los literarios al Claustro de la Universidad de Santiago. Después de un emotivo discurso del coronel, el rector Manuel Antonio de RAÑA la recibió emocionado y finalmente el teniente Manuel GARCÍA, de la escolta que formaron los alumnos, pronunció unas menos vibrantes palabras. El ayuntamiento de Santiago, asimismo, acordó perpetuar la bandera haciéndola esculpir en mármol, como « gloria inmortal de los predilectos hijos de Minerva ».


La bandera blanca de los literarios volverá a recobrar especial actualidad en la revolución de 1846, al reclutarse por la Junta de Santiago. 


¿ Cuando se incorporó la banda azul a la bandera blanca que se venía usando tradicionalmente en Galicia ? Es muy difícil saber exactamente cuando se producen estos hechos, dado que no existen normas al respecto y dado, también, que obedecen a situaciones y a circunstancias muy concretas. En el trabajo de Murguía, puplicado en la revista Galicia en el año 1897 solamente se habla de la bandera totalmente blanca o totalmente roja, sin hacer alusión alguna a la banda azul. Sin embargo, en el año 1898, un periódico compostelano puplicó un articulo sobre la morfología de la bandera, dando como colores el blanco del fondo y el azul de la banda. El articúlo se suscitó por el echo de que « en estos días de fiesta sacramentales » se había visto en Santiago multitud de colgaduras de diferentes formas, colores y tamaño, pero ninguna recordaba la bandera de Galicia, lo que hace pensar al articulista que la gente desconocían los detalles sobre la bandera. Por la importancia que tiene para la datación de la bandera blanca y azul, conviene reproducir une de sus párrafos, recogido de El Eco de Galicia de La Habana, del 10 de setiembre de 1898, de aquel excepcional periódico gallego en el caribe que fundó y dirigió Waldo ÁLVAREZ INSUA, estradense al que hay que hacer homenaje de alto coturno. La descripción literaria y el diseño lineal de la bandera de galicia, según el testimonio del redactor compostelano, era ya la siguiente :

« La bandera gallega solo tiene dos colores blanco y azul. El fondo es blanco, y desde el ángulo superior de la izquierda hasta el ángulo inferior de la derecha, atravesando el centro, una franja de color azul que debe tener de ancho la tercera parte del alto ó ancho total de la bandera...Claro está que en el centro puede colocarse el escudo de Galicia. »

VAAMONDE LORES dice que era la bandera de la Comandancia de Marina de A Coruña y que fue copiada por algunas sociedades de emigrados bajo la creencia de que era la bandera regional auténtica. En el informe de la Real Academia de Historia se dice que « fue producto de errores de hecho y de concepto y se imaginó hace muy poco años ». A pesar de la falta de tradición y de consagración secular, el blanco y el azul se fueron imponiendo entre las sociedades gallegas de la emigración y entre aquellas que comenzaban a desarrollar el nacionalismo, como las Irmandades da Fala. Es muy posible que haya mimetismo en el hecho de la adopción de la franja azul, puesto que gran parte de la banderas americanas tienen colores azul y blanco, y es muy posible que considerasen poco expresivo el blanco, pues salvo la bandera chipriota, son pocas las que tienen el blanco como fondo de manera exclusiva.

Irmandades da Fala, el Partido Nacionalista, ely todas las organizaciones políticas regionales gallegas posteriores mantuvieron con tesón la banda azul sobre el fondo blanco, y así ha quedado como bandera gallega.

En el Anteproyeito do Estatuto da Galiza se mencionan los colores blanco y azul como los nacionales de Galicia. La colectividad gallega de Buenos Aires regaló a Castelao una bandera blanca y azul, con un escudo muy elaborado, cuando el líder fue nombrado ministro del Govierno republicano en el exilio, y esa misma bandera fue luego la enseña oficial del Consello de Galiza, fundado y presidido por él hasta su muerte. A estos datos históricos, la leyenda, reciente leyenda, ha unido la imaginación del poeta, señalando que el azul expresa el río Miño cruzando Galicia, pero quizás sea conveniente recordar que el río gallego cruza la región en sentido inverso al que figura el azul en la enseña gallega.

Tiene el mérito de haber hecho de la bandera blanca y azul un notable tema literario. Como representatante poético de Irmandandes da Fala, CABANILLAS no dudó en difundir y hacer reconocimiento del azul y blanco como los colores de la enseña gallega. En su conocido poema «¡En pé!»


A Luis Porteiro

¡Irmáns! En pé, sereos,
a limpa frente erguida,
envoltos na brancura
da luz que cai de riba,
o corazón aberto
a toda verba amiga,
e nunha man a fouce
e noutra man a oliva,
arredor da bandeira azul e branca,
arredor da bandeira de Galicia,
cantémo-lo dereito
a libre nova vida!

Validos de treidores
a noite da Frouseira
á patria escravizaron
uns reis de Castela.
Comestas polo tempo,

dedicado a Luis PORTEIRO GAREA, CABANILLAS utiliza la bandera como símbolo de unión de los gallegos para construir un pueblo libre, con una nueva idea, resumido en el grito ¡A nosa terra é nosa! En el poema, CABANILLAS parece recalar con toda claridad cuales son, sin discusión, los colores gallegos :



...arredor da bandeira azul e branca,
arredor da bandeira da Galicia,
cantémelo dereito
á libre nova vida !



En otro verso, CABANILLAS continúa su llamamiento con el verso siguiente:



...ergámola bandeira azul e branca !
E ó pé da enseña da nazón galega
cantémolo dereito
a libertar a Terra !


El poema termina con estas palabras: « ¡Xa está ó vento a bandeira azul e branca! » 

En otro poema, , con otro tono, sin la fuerza de un llamamiente cívico, tratará de profundizar poéticamente en los colores gallegos, en el azul y balnco, y en el escudo de Galicia, con sus « sete estrelas, como pombas que tornan ao seu pombal ». El azul recuerde a Amado CARBALLO « os pinos foguetes verdes » con sus ramas que lloran al cielo estremecido. El blanco sugiere el poeta alegres riachuelos.

La intención es distinta en Amado CARBALLO y en Ramón CABANILLAS. Para CABANILLAS el azul y el blanco evocan la concentración patriótica, la construcción de un país sobre un símbolo, el derecho a una nueva Galicia, mientras que, años más tarde, con otros acentos y otro estilo, CARBALLO se limita a evocar los colores y a penetrar en su significado y a crear nuevos acentos espirituales y estéticos en torno a ellos. El objetivo final de los dos poetas es el mismo —la constitución de una Galicia con símbolos propios— pero los caminos y los modos concretos de creación son distintos, igualmente interesantes ambos para comprender mejor el valor de los colores y de la bandera en la vida cultural de Galicia.